Filosofía

"Yo no os puedo enseñar filosofía, solo os puedo enseñar a filosofar"

Cuando la gente habla de fllosofía, piensa en una manera de pensar, una forma de ver la vida. En realidad, la filosofía no se puede enseñar, no se puede obligar a alguien a tener un pensamiento determinado y común.

Pero, ¿y si a alguien no le gusta filosofar? Hay personas a las que no les gusta filosofar, no quieren pensar más allá de lo que supuestamente conocen, no quieren hacerse preguntas sobre su existencia ni conocer el verdadero significado de la vida.

Chomsky y Skinner, Mumford y Ortega, cada uno tiene o tenía una manera de ver la vida, de organizar sus pensamientos. Hay tantas cosas en las que pensar, por las que preocuparse, que es imposible no pararse a pensar en ello. Valga la redundancia. Puede que a esa gente no le guste sacar las cosas de lugar, pero por el simple hecho de estar en contra de filosofar, ya tienen su propia filosofía. Es decir, el hecho de evitar la filosofía, hace que esa persona ya esté filosofando. Lo intente o no, por el hecho de tomar una simple decisión, una persona ya tiene una forma de ser, ya tiene su propia manera de pensar, ya posee su propia filosofía. Así que la filosofía está en todas partes. la busques o la evites, la ames o la odies, está ahí, en el infinito. Es algo de lo que ningún ser humano puede escapar.

Observando la filosofia desde dos puntos opuestos, podemos comprobar que esta puede hacer de una persona el ser más feliz del mundo al provocar que este encuentre un punto ideal en su camino en el que poder situarse, sin molestar al resto. Aurea mediocritas. Al menos, algún autor literario ya lo había descrito hace bastante tiempo. Sin embargo, también está el lado "malo". La filosofía también puede acabar con la vida de las personas. Personas que se niegan a filosofar y se ven acorraladas por esa fuerza invisible, por la inmesidad de preguntas. Entonces, es cuando no encuentran otra salida, cuando no le ven sentido a la existencia y piensan, de manera equivocada, que no tienen nada que hacer en esta dimensión.

Yo diría que la filosofía es como un cuchillo; puede matar y, a su vez, preparar el plato más exquisito. Así que haz de tu filosofía lo que tú desees, porque por eso es tuya, y como mi profesor bien dice: yo no os puedo enseñar filosofía, solo os puedo enseñar a filosofar.

 

Redactor del artículo
Sobre mi.
Otros artículos de este autor.

No estás autorizado a realizar un comentario. Accede a tu cuenta para comentar

© 2017 Solojoomla. Todos los derechos Reservados.Desarrollo & Diseño Solojoomla.COM

Search