Hª de la Filosofía

La irrealidad de los precios

¿Cómo no va a haber crisis? Hoy, 2 de noviembre de 2013, ha sido el día... El grandioso día en el que se ha cogido la primera angula y, ¿cómo no? ahí estaba el restaurante El Campanu, entre otros, para pagar la estrepitosa cantidad de 1765 €/kg. ¿Cómo puede quedar gente en este país que sea capaz de pagar precios tan elevados como estos? Está claro que su realidad no es igual que la mía, una simple estudiante que vive día a día y no piensa en tales gastos.

La realidad que el comprador de la primera angula, que tiene la idea de venderla a un precio tal que le rentabilice con creces lo pagado, no es igual que la de un estudiante, un vagabundo o un futbolista. El dinero hace que la gente llegue a perder el rumbo, normalmente para mal.

En la actualidad económica española, la gente mata por un pedazo de pan que llevarse a la boca. Vivimos en un país en el que la brecha que divide a la sociedad, unos cada vez más ricos y otros más pobres, es cada vez mayor. Una brecha que ya empieza a cansar a una sociedad en la que los desaucios, los EREs y los despidos están de moda. Por otro lado, está la otra sociedad. Esa que, en nuestro entorno, desentona. La cual se despreocupa de las necesidades sociales. Esta sociedad a la que podemos denominar, la alta sociedad. Esta está conformada por políticos, políticos, políticos y empresarios. Los segundos tratan de sobrevivir a esta ola de pobreza. Los primeros se dedican a vivir su realidad. ¿Qué es su realidad? Reirse del peón que da bandazos de aquí a allá día sí y día también. Su realidad es el pan nuestro de cada día. Nuestra realidad provoca la risa en esa sociedad, cada vez más minoritaria y avariciosa que no se cansa de no ayudar a la gente que vive en la calle y que vive su mundo, un mundo mucho más cruel y desgraciado que no les deseamos lleguen a encontrar.

Volviendo a la angula... Ya no hablamos de rentabilidad, sino de pensar en la gente de a pie. ¿Por qué en vez de gastar esa cantidad de dinero en unos kilos de angula, a la que solo unos pocos podrán acceder, no prefieren ayudar a sus iguales, los cuales lo están pasando cada vez peor? Ya no se trata de vivir una misma realidad o no, sino de vivir en el mismo mundo que los demás, tener humanidad y ser sensible con todo esto. ¡Ya está bien de reirse de mi realidad, tu realidad, su realidad y la realidad de todos! Esa alta sociedad de la que antes hablaba es la que se está burlando de los derechos del ciudadano y trabajador que les da de comer todos los días. Es impensable que, estando como están sectores como la siderurgia, esta "sociedad" no se pare a pensar qué están haciendo mal. Es imposible e irreal que no se pongan en nuestro lugar, el más difícil. Cómo se nota que a ellos los recortes, los EREs, el desempleo... no les afectan. Está claro que ellos sí pueden domir en un hogar, con agua caliente y comida que llevarse a la boca.

¿Cómo no va a haber crisis? eso es lo que yo me pregunto. Cómo no la va a haber si vivimos en un país de tacaños y despreocupados que viven su única y exclusiva realidad, la más "guay" de todas. Está genial su vida pero... ¿Y la de los demás? ¿No os importa?

 

Redactor del artículo
Sobre mi.
Otros artículos de este autor.

No estás autorizado a realizar un comentario. Accede a tu cuenta para comentar

© 2017 Solojoomla. Todos los derechos Reservados.Desarrollo & Diseño Solojoomla.COM

Search