Hª de la Filosofía

El destino

Es curioso lo que una sociedad puede cambiar con el paso de los años en ideas tan importantes como el sentido de la vida o el destino, aunque con esto no quiero decir que sea para mal, sino todo lo contrario, os lo explicaré con un ejemplo:

En la antigüedad, Grecia era un lugar muy avanzado (para su época), sin embargo la gente creía en el poder de los dioses, y por tanto en el destino que ellos les tenían reservado, tanto es así que los grandes autores de tragedia griega (Esquilo, Sófocles y Eurípides) lo plasmaron en numerosas obras de teatro. Una de ellas es “Edipo Rey” de Sófocles (pero antes de contaros el argumento os haré una introducción para que os situéis).

Un día Layo, rey de Tebas, decidió preguntar su futuro al oráculo, el cual le contestó que si fuese padre algún día, su propio hijo le mataría y tendría relaciones carnales con su madre (la reina, Yocasta). Sin embargo, pasado un tiempo, estando ebrio, tuvo un niño con Yocasta (Edipo). Pero el rey por miedo a que se cumpliera tan espantoso destino, mandó que le agujereasen los pies y lo abandonasen en el bosque, pasto de las fieras. Pero éste fue encontrado por unos pastores que lo llevaron a Corintio, donde reinaba Pólibo, el cual cría a Edipo como su hijo. Al hacerse adulto, Edipo viaja a ver el oráculo que le augura el mismo destino que años atrás. Por ello Edipo, no queriendo hacer ningún mal a sus padres (pues desconocía su verdadero origen), parte escapando de su destino, en dirección a Tebas. Por el camino encuentra a Layo (su padre) que le ordena que se aparte del camino a lo que Edipo se niega, por lo que entran combate y Edipo lo mata y continúa su camino. Hasta que llega a las puertas de Tebas, la cual estaba custodiada por una esfinge que mataba a todo aquel que no adivinase sus acertijos, pero para sorpresa de ésta, Edipo contestó con astucia. Por tanto, la Esfinge se suicida y Edipo salva al pueblo de tal calamidad. Como recompensa fue nombrado rey y en consecuencia marido de Yocasta.

Y aquí comienza “Edipo rey” que cuenta lo siguiente:

Sobre Tebas se abate una terrible peste que solo cesará si se castiga al asesino del anterior rey, Layo. El actual rey, Edipo, un supuesto extranjero que antes ya había salvado a Tebas de otra calamidad, el azote de la esfinge, lleva a cabo una investigación para saber quién era el asesino, con lo que descubre que era él mismo (pues no sabía a quién había matado años atrás), además se da cuenta de que está casado con su madre. Horrorizado por saberse parricida e incestuoso, se saca los ojos (previamente Yocasta se había suicidado) y tras despedirse de sus hijas/ hermanas, parte al destierro.

Retomando la idea de destino, con este ejemplo, lo que quiero decir es que en este sentido hemos evolucionado, pues no podemos pensar que el destino maneja tu vida, sino que tú manejas tu propio destino.

 

Redactor del artículo
Author: Mª Ángeles
Sobre mi.
Otros artículos de este autor.

No estás autorizado a realizar un comentario. Accede a tu cuenta para comentar

© 2017 Solojoomla. Todos los derechos Reservados.Desarrollo & Diseño Solojoomla.COM

Search