Filosofía

Vacunas, ¿beneficio y/o solución?

Puede que muchas preguntas ronden nuestra cabeza cuando oímos el término vacuna o, probablemente, en un país como España o cualquier otro medianamente desarrollado, la confianza que se tiene en la ciencia y el grupo de trabajadores que se dedican a ello para prevenir o curar una enfermedad. Otros muchos países con carencia de avances científicos, poseen una desconfianza hacia lo exterior por miedo a recibir cualquier tipo de daño, por lo cual no se dejan ayudar. ONG y otras corporaciones no lucrativas, proporcionan todo tipo de ayudas y satisfacciones a su alcance a estas poblaciones, creando un vínculo entre ellas tan estrecho que cualquier agente externo que pudiese perjudicar los sentimientos, salud, ideas… podría dar lugar a grandes conflictos éticos o sociales como los defendidos en la “Declaración de Helsinki” (difundida por la Asociación Médica Mundial).

Una vacuna es una medicina de antígenos que generan anticuerpos que producen una contestación de defensa a microorganismos infecciosos. Para los científicos es fácilmente entendible, pero para una sociedad que no tiene por qué conocer esta jerga, una vacuna no deja de ser un inyectable que puede prevenirnos de cualquier enfermedad. La primera descubierta fue utilizada para plantar cara a la viruela (E. Jenner).  Desde bebés se obliga a vacunarnos contra ciertas enfermedades como por ejemplo: Hepatitis B, Meningococo C, Tétanos, Difteria… Pero, ¿qué pasaría si uno de esos inyectables causase un efecto secundario contrario al esperado? en ese caso, ¿seguiría la población dispuesta a continuar con la vacunación a sabiendas de los resultados negativos que ésta tiene?

Como ya estudiamos en clase, el sida o VIH  es un síndrome vinculado con las personas contagiadas por el virus de inmunodeficiencia adquirida. Éste forma parte de un proceso lento de reproducción (lentivirus) transmitido principalmente por 4 medios: relaciones sexuales sin protección, lactancia madre-bebé cuando la madre está contagiada, transfusiones de sangre de persona contagiadas o por el uso de una aguja usada anteriormente por una persona infectada por el virus.

El índice de infectados y muertes por el VIH es elevado sobre todo en países del centro y sur de África. Una simple vacuna, para ser aprobada, debe superar 3 fases; de las cuales la última consiste en la vacunación de entre 40.000 y 60.000 personas (60% al menos de países con elevada infección) voluntarias que debería firmar un contrato que recogería todos los pros y contras de esto; serían remunerados. Pero… ¿todos los riesgos, asumibles o no, serían admitidos por la población africana? ¿sus creencias y/o culturas influirían en su decisión? ¿los científicos investigadores solo buscan  el máximo beneficio de esto, o intentan salvar vidas? Quizá estas poblaciones rechacen la vacunación al igual que hicieron con los preservativos, porque la educación que ellos recibieron no es igual que la nuestra o porque nunca llegarían a entender que esto podría salvar sus vidas. El éxito de una vacuna de este calibre podría dar lugar a un aumento de la población es estos países, que  a su vez podría causar una miseria mayor.

Otros muchos aspectos muy importantes podrían tratarse, pero siempre llegaríamos a una misma conclusión: Los científicos puede que busquen el máximo beneficio, pero si esto lo hacen consiguiendo una solución a muchas enfermedades, no sería tan importante si comparamos ambos aspectos. Salvar vidas es lo primordial, el dinero pasa a un segundo plano.

photo credit: US Army Africa via photopin cc

 

Redactor del artículo
Sobre mi.
Otros artículos de este autor.

More about: | |

No estás autorizado a realizar un comentario. Accede a tu cuenta para comentar

© 2017 Solojoomla. Todos los derechos Reservados.Desarrollo & Diseño Solojoomla.COM

Search